Seguidores

Recuerda este blog se alimenta de tus comentarios!

Deja un comentario, ¿No es tan difícil o sí?...

Invita a tus amigos



miércoles, 4 de diciembre de 2013

El Despertar: Rayo de Sol (Capitulo 34)

Ultimo Capitulo



Epilogo:
Amor



Jacob Black

“Como olvidarte cuando estas en todas partes”


No! – grite en medio de la oscuridad. No era la primera vez que ocurría, por lo mismo comencé a sentirme apenado cuando escuche voces del otro lado de esa puerta.
Trate de remover las cobijas empapadas de sudor, antes incluso de levantarme completamente de aquella cama, entraron a la habitación dos personas que conocía a la perfección

Se ubicaron enfrente de mí y guardaron silencio por unos cuantos minutos. Esta vez no les contaría mi sueño nuevamente, no quería espantarlas más de lo necesario y sobre todo que creyeran que estaba más loco.
Suspire sin dirigir mi mirada a esas dos personas que aguardaban mis palabras

Camine por la habitación que a mi parecer era pequeña pero al mismo tiempo acogedora, gire mi vista para observar aquella ventana que se situaba a un lado de mi cabecera y puede observar la luna tan brillante, redonda y limpia como el mismo cielo azul que contenía miles de estrellas.
De alguna manera las estrellas y ese bosque mas lejano que en ese momento era eclipsado por la oscuridad de la noche me hacia sentir que olvidaba algo muy importante.

Y volvía con la misma pregunta ¿Qué era?

Nunca he podido responderla desde que aquellas personas me encontraron en un acantilado tirado a un lado del rió. Estas mismas personas que aun esperaban ansiosamente que les contara mi nuevo sueño o más bien pesadilla.

Esta vez no quería contarles mi sueño. Les tenía confianza suficiente, pero… no quería que creyeran que estaba loco, además me interesaba mucho lo que pensara Violet y su abuela de mí.

Esta vez que fue? – Pregunto la abuelita de Violet con voz paciente y tranquilizadora – Dinos, ¿recordaste algo? – insistió con sus ojos cansados de arrugas

Negué con la cabeza un tanto frustrado por mi maldito cerebro estropeado.
¿Qué más podía hacer?

Las mire por primera vez en aquella noche. Ariana llevaba un bata de dormir amarilla que la cubría perfectamente de la noche helada, era la que estaba mas cerca de mí y al mirarla a los ojos me hizo sentir una tranquilidad indescriptible. Su altura era pequeña y un poco en jorobada por la avanzada edad de 90 años, y su cabello era largo pero ahora de color blanco, mientras tanto al otro extremo se encontraba Violet una astuta joven entrados a sus 20 años, al igual que su abuela aun conservaba aquel color de piel de porcelana, su cabello café caía hasta su cintura y sus ojos ámbar de tono amarillo con grandes pestañas me hacia pensar que ella realmente era hermosa.

Trate de alejar ese pensamiento de mi mente.

Solo fue una pesadilla – conteste con un poco de vacilación ante perderme unos cuantos minutos en el atuendo de Violet. No se encontraba en pijama como su abuela, al contrario se veía muy bien arreglada para esas horas de la noche.

¿Acaso iba a salir?
Subí un ceja cuestionándome su vestimenta y ella capto mi mirada, su única reacción fue dirigir su mirada a otro lado. Trato de ignorarme mientras su abuela hablaba.

Recuerda, las pesadillas pueden convertirse en realidad – dijo con voz sabia, antes de irse se acerco y paso su mano sobre mi mejilla dulcemente – Tal vez no era una pesadilla, tal vez era mas verdadero de lo que estas viviendo con nosotras – sonrió – Sabes que siempre vamos a quererte, después de todo llevas con nosotras mas de dos meses, suficiente como para ganar mi corazón, pequeño – expreso con cariño y camino lentamente hacia la puerta – Marchémonos, Violet – le indico a su nieta mientras caminaba – debemos dejarlo dormir. Buenas noches – Así se retiro sin mas que decir, aun podía escuchar su pequeño bastón por el pasillo.

Antes de que se cerrara la puerta detrás de Violet corrí hasta ella y puede atrapar su mano, ella giro sorprendida y yo la empuje nuevamente a la habitación.

Maldita sea! – Empecé maldiciendo - ¿En verdad te comportaras así?

Violet solo miraba sus uñas, sin ponerme atención para nada, tal parecía que no le importaba.


¿Porque haces esto? – volví a preguntarle por décima vez en esa semana

Volvió a ignorarme y se quedo callada

Esta bien, Violet – dije susurrándole y tratando de entenderla – Fue una pésima idea golpear a Carson – saque esas palabra como de golpe y trate de defenderme – Pero debes admitir que es un idota – solté casi enseguida

Fui acercándome lentamente hasta ella y fue allí donde Violet levanto su cabeza y se digno a mirarme

No eres mi padre, ni me hermano y mucho menos mi familiar, - empezó a regañarme – Discúlpame, pero… No tienes ningún derecho sermonearme – dijo fríamente – Así que…Jace, como te hace llamar mi abuela, déjame en paz de una buena vez y tu sigue tratando de recordar quien demonios eres y así podrás irte al fin de esta casa, ¿OK?

Violet últimamente se comportaba muy rebelde, no era ella misma y eso le preocupaba a su abuela. Tenia que ayudar de alguna manera…

Pero… ¿de que manera ayudar?

Pasó un pensamiento loco en mi cabeza y lo puse en acción

Volví a jalarle la mano antes de que se fuera y presione sus labios con los míos. Una esencia de perfumes de violetas y cereza inundo la habitación.
Comencé a sentir mucho calor en los labios y una mezcla de culpabilidad, algo que esta fuera de si en ese momento.
Su boca era tan sube y dulce, al saborear su lengua pararía que no quería terminar ese beso eterno, millones y millones de copos de nieve nos rodeaban un mezcla de canela y frescura comenzó adentrarse en mis poros. No podía resistir quería mas de eso comencé a tomarla de la cintura firmemente, toque su cabello sedoso, largo y cobrizo. Fue cuando ella me pronuncio las palabras adecuadas en mi oído: “te amo” y yo respondí: “te amo, Nessie”. No se cuanto duro pudieron ser horas, minutos, segundos, fue cuando todo termino y entonces…

… ella se separo de pronto un poco asustada e indignada

No entendía porque se comportaba de esa actitud. Ya nos habíamos besado antes, ella se acerco y con la mano derecha me propino una cachetada.

Pero que… - intente decir antes de recibir el golpe

Que te conteste tu querida, “Nessie” – dijo al borde de las lagrimas y muy furiosa.

Azoto la puerta antes de salir echando chispas y me quede pensando.

¿Quien era Nessie?


No importaba, porque de algo podía estar seguro, eso era Amor…

3 comentarios:

  1. GRACIAS A TODAS POR SEGUIR CONMIGO HASTA EL FINAL, Y COMO VEN ESTA HISTORIA TENDRÁ UNA CONTINUACIÓN,... ESPERENLA :) GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Ya estoy esperando lo q viene es tremendooo sigueee

    ResponderEliminar
  3. Aun sigo esperando! Porfa no nos dejes en ascuas qiiero saber si se vuelven a encontrar. Acabo de releer la historia y me volvi a enamorar de Jake... porfa sigue escribiendo

    ResponderEliminar