Seguidores

Recuerda este blog se alimenta de tus comentarios!

Deja un comentario, ¿No es tan difícil o sí?...

Invita a tus amigos



sábado, 15 de noviembre de 2014

Me quitaste la Inocencia

Capitulo 6.




\\POV BELLA/
Corrí como si mi vida dependiera de ello, hasta que llegue a la parte trasera de mi casa. Maldición, pensé como demonios iba a entrar a mi casa, si me escape por la ventana y la puerta trasera estaba cerrada. Busqué mi móvil en el bolsillo trasero de mi pantalón de mezclilla. Dios mio que Alice lleve su celular encima por favor. Le marque y estaba esperando a que conteste al sexto timbrazo. Contestó ya a punto de darme por vencida.
- Dime Bellita... Me contestó mi hermana Alice.
- Alice necesito un favor, pero no hay tiempo para explicaciones si! Necesito que me abras la puerta de la parte trasera de la casa, la de servicio por favor corre, perro corre, y que nadie se de cuenta si!.
- Ok, voy para alla pero tan ... me dijo y no la deje terminar
- Alice deja de hablar y ven!, ábreme te cuento todo lo que quieras cuando vengas sí... Le dije. Arggg! cuando le da con preguntar no hay quien la pare.
En lo que llegaba me arregle, me puse la blusa porque no la tenía puesta, ya que salí corriendo. Me puse a pensar en lo que hice con Edward. Quería llevarlo al límite pero no de esa manera. Quería que él se diera cuenta que siente algo por mí, asi sea atracción y no diga que lo hace solo por que es un hombre. Lo demostré, con nada mas verme no puede contenerse de tener sus manos puestas en mí. Si hubieramos estado en otro sitio de seguro me hubiera dejado llevar y lo hubieramos hecho. Me hubiera entregado a el completamente, pero dejarlo así desnudo casi en el Porshe de mi casa, (aunque no era hay exactamente). Ese sitio donde estabamos era cerca del porshe, imagino que cuando salgan de mi casa los que están cenando, si gemiamos o algo y nos escuchaban nos podian encontrar. Me causa risa... eso le pasa por humillarme, se lo merece!, para que sienta bastante lo que yo sentí. Hoy por la mañana al dejarme así, encendida, y hacer como si no hubiera pasado nada. Bien merecido se lo tiene, pero no dejo de pensar en el... Ahhhhhhhhh!, en su pecho, en como me acariciaba... ahhhh! en lo que me hizo sentir. Tan sólo de pensarlo! Ya mi cuerpo sentía un leve calor en esas partes. Malditooo!, levantó sensaciones en mi cuerpo y ahora no dejo de pensar en él. Siento que me hace cosas, que me acaricia, que me habla de esa manera como él sólo sabe hacerlo. Ahhh! y cierro los ojos y lo que veo es a él, arrinconandome en la pared y haciendome suya de manera animal, salvaje y yo respondiendole.
- Bella por los Dioses de Valentino y Prada donde estas? me llamaba susurrando Alice, que bueno que interrumpió esos pensamientos lujuriosos de mi cabeza.
- Estoy aquí!: me asustastes Alice. Vamos, vamos adentro y te cuento, con tu cara ya quieres saberlo todo... vamos. Le apremie a Alice para entrar por que si la dejaba hablar tendría que contarle todo.
\\POV EDWARD/
Cierra los ojos y no veas, me dijo. Me quedé hay perplejo, con ancias, tenía mi cuerpo en tensión, temblando, esperando por ella. ¿Que había hecho esta mujer conmigo?, yo había tenido sexo, encuentro con otras mujeres, pero nunca había sentido lo que sentía con ella. Era algo nuevo!. No se ni como explicarlo, pero con ella se me olvidaba respirar. No me importaba en momentos así el respeto hacia mi padrino Charlie, hacia ella misma. De pronto sentí frío, me envolví tanto en el momento que no me dí cuenta que ya había pasado varios minutos que no la sentía... que no sentía sus suaves caricias por mi cuerpo. Decidí abrir mis ojos, y no ví nada.
-Bella a que juegas? susurré, para ver si esto era un juego, pero miré al suelo en busca de su blusa, la que yo le quité, y no estaba.
No, ésto debe ser una broma. Ella no pudo haberme hecho esto estaba duro, mi pene me latía, así como latía mi corazón, deseoso de sentir esos labios en mi punta, sentir el calor que sentí hace rato cuando se agitaba su respiración, pero todo era un juego de ella, para calentarme y dejarme así por lo que veo, por que si hubiese tenido miedo o se quería hechar para atrás me lo hubiera dicho, pero ésta huida asi silenciosa y el haberme dicho cierra los ojos, estaba planeado. Ahhhhhhhhhh! Como se atreve a hacerle esto a un Cullen, a Edward Cullen nadie lo humilla. Así quiere jugar?! pues a mi también me gusta jugar este juego, lo que ella no sabe es que siempre pero siempre me gusta gana. Y como ella dijo: EL QUE JUEGA CON FUEGO, SE PUEDE QUEMAR!, pero ella va a salir chamuscada cuando termine con ella. Tomé mi pantalón del suelo y me lo puse. Saqué mi móvil del bolsillo y busque el teléfono de Bella que me lo dió un empleado de servicio de la casa de padrino, ya que me tenía buen afecto. Busqué su número, le marque, pero no contestó. Le volví a marcar y tampoco contestó. Decidí enviarle un mensaje de texto diciendole; "De ésta no te salvas, no te creas que ésto no se queda así, esta me las vas a pagar, bruja".
Estaba que hechaba chispas, los cambios de mi carro estaban pagando lo que sentía. En éste momento, ninguna mujer me había dejado así encendido. Ahhhhhh! y muy encendido que me dejó. Ya estaba en mi auto, dejé la capota de mi auto hechada para ver si así el frío de la noche me ayudaba con la dureza de mi mienbro, pero no estaba muy decidido a cooperar cada vez que pensaba en ella, más duro se ponía, recordandome sus caricias, decidí hacer algo para remediar ese problema. Llamé a una de mis amantes que son de esas que saben que es puro sexo, sexo del bueno de una noche y se acabo. Le llamé a Corin dos veces pero no me contestó, pues le llame a otra que me gustaba, era como yo, sexo sin ataduras y ya.
\\POV INGRID/
Acababa de salir de la ducha de una relajante y muy buen baño. Decidí darme un buen masaje en el cuerpo con mis cremas hidratantes, y pintarme la uñas de color rosa que me encanta. Estaba en eso cuando escuche el télefono, no lo iba a coger, eran muy pocas las veces que tenía tiempo para mi, pero la curiosidad me venció , levanté el móvil de la mesa de noche y cuando ví quién era ahhhhhh! Suspiré... Con ese hombre, suspira cualquiera, dejé todo lo que estaba haciendo y contesté.
- Hola? contesté... haciendome la que no sabía quien era.
- Hola!, tendrás tiempo para una noche fogosa de sexo del bueno conmigo? me preguntó. Nada más escuchar esa sexy voz, mi cuerpo ya respondía, estaba ya hirviendo y listo para él, nada más imaginar sus caricias por mi piel...
- Urgggg! pero que sea ahora, por que dudo mucho que pueda esperar hasta que estés aquí, justo ahora salí de la ducha y estoy desnuda, al escucharte me he puesto humeda, así que avanza. Le cólge el teléfono y me acosté en mi cama a esperar ansiosa que llegara. Era uno de los mejores amantes que había tenido en mi vida y a él nunca le diría que no.
\\POV EDWARD/
Ya estaba en el ascensor del departamento de Ingrid, ella iba a quitarme esa calentura que me dejó Bella, no era ella, pero para algo servían las amantes, por eso por más que sintiera esa atracción hacia Bella, no podía dejarme llevar por la pasión. Ella merece mucho más que una noche o noches. De veras como amante no la veo, ella sigue siendo tan inocente y sobre todo la hija de mi padrino.
Toqué la puerta del departamento y nadie abría, gire el pomo de la puerta para saber si estaba abierta y en efecto estaba abierta, entré cerré la puerta y fuí en busca de Ingrid quien iba apagar este fuego. Ahí estaba tirada en la cama esperándome.
- Espero que estés preparada por que te voy hacer mía toda la noche. Le dije mientras me quitaba la ropa rápidamente y quede desnudo más que dispuesto a tomarla. Me puse el preservativo que tenía en mi mano desde que sabía que venía para su casa. Por más duro y excitado que esté, en eso nunca falló no quiero familia muchísimo menos hijos.
- Yo estoy más que dispuesta y veo que tú lo estás, ven y hazme tuya ahora; me dijo bien sexy. Y me abalance sobre ella.
Abrí sus piernas y la embestí sin preambulos ni nada, la besé por el cuello, yo nunca besaba en los labios por más que ellas lo intentaran. Lo dejaba bien claro antes de cada relación, eso era algo muy íntimo. Hize mis movimientos rápido, la embestía duro sin piedad, le devoré uno de sus pechos con mi boca, gimió y me aruñó la espalda y cuando lo hacía solo pensaba en ella, en que era Bella la que estaba debajo de mi, gimiendo como loca por lo que yo le hacía sentir y no Ingrid. Le hice el amor de todas las manera posibles, imaginandome que era ella, ella.
- ahhhh!, Sí, sigue sigue asi, mas rápido EDWARDDDDDDDDDDD gritó mi nombre cuando tuvo su orgasmo.
- Sí BELLAAAAAAAA grite cuando tuve el orgasmo, pero tan pronto lo dije me puse trinco, una porque Ingrid a pesar del intenso orgasmo que tuvo y la tenía en mis brazos, debajo de mi se tensó y me miraba de una manera, como si fueran dardos, y segundo por que en ese preciso momento tenia que acordarme de esa mujer.
- Eres un maldito Edward! Bella... quién demonio es la zorra, como vas a estar pensando en esa mientras me haces el amor. Por eso me llamaste con tanta urgencia?! ¿porque no fuiste donde ella para que te quitara el calentón?, lárgate de mi casa y no vuelvas a llamarme en tu vida, eres un MALNACIDO...
me gritó más que furiosa y lo comprendía, había cometido el peor error que puedes hacer cuando estás con una mujer, que es llamarle de otra manera que no sea su nombre.
- Ingrid gracias, y SEXO grabatelo bien, es lo que yo tuve contigo sexo puro y del bueno, yo no hago el amor con mis amantes ni con nadie; le dije, mientras me quitaba el preservativo, me vestí rápido, fuí donde ella que estaba parada ahí en medio del cuarto mirandome mal.
- Gracias y sabes que te gustó y lo disfrutaste tanto como yo; le dije, la agarré y le dí un beso en la boca a la fuerza, no por que quería besarla solo por el simple hecho de demostrarle quén era el hombre.
- Vés que te gustó, no te hagas la difícil conmigo. Y ya verás serás tú quien me llame. Salí del departamento satisfecho, no como quisiera, pero satisfecho, sé que hasta que no estuviera con ella no iba a estar completamente satisfecho. Hasta que no la tuviera debajo de mi gimiendome, diciendome que siguiera haciendola mía, que me arañara la espalda, hasta que yo no probara su cuerpo. Sabía que no iba a estar satisfecho por completo, pero tendré que quedarme con las ganas y otras me satisfacerán. En algún momento se me olvidará. Llegué abajo me monte en el auto y me dirigí a mi departamento riendome y pensando en como me iba a desquitar de ella.
\\POV BELLA/
- Ahora cuéntame que hacías afuera, y que demonios hablaron Ed y tú en la mesa; me preguntó Alice tan pronto llegamos al cuarto.
- Sí, cuenta en éste preciso instante que me imagino que nada bueno era con la cara retadora que tenías. El tenía una cara como de ¿me estas retando? me dijo Rosalie, las dos estaban que si las dejo me amarran a una silla, como en las películas y me interrogarían hasta el cansancio.
- Ah y que me dices de la de los papas de Ed, ellos sí entendían, estaban como quién dice: "como se les ocurre hablar eso aqui", y la de papá es la que mas gracia dió parecio la de los muñequitos cuando se molestan, se puso de todos los colores, al no entender nada de la conversación. Acaba y habla ahora Bella o tendrás que ir de compras conmigo todo un día; dijo Alice muerta de la risa.
- Rosalie? Alice todavía tiene esa pasión de ir de compras!;le pregunte a Rose.
- Jummm! creo que ahora es peor, asi que empieza a soltar la sopa ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario