Seguidores

Recuerda este blog se alimenta de tus comentarios!

Deja un comentario, ¿No es tan difícil o sí?...

Invita a tus amigos



lunes, 30 de marzo de 2015

Verdadero Amor



Capítulo 9: Diversión / Coraje...



…“Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción”…

Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.





Relato Narrado por Bella



“Hola – le dije, el se acerco con su andar tranquilo hacia mi, tomo mi mano y la beso, su beso fue calido,  lo mire a los ojos y el solo pudo ofrecerme una amplia sonrisa, aquella sonrisa que yo tanto amaba, aquella que me robaba el aliento y que seguramente no me sacaría del pensamiento, pero de pronto su expresión cambio, se volvió triste y sombría, no entendía lo que sucedía, de repente me soltó la mano y se alejo de mi, me quede completamente sola”…

Me desperté muy sobresaltada, había sido un sueño, solo un sueño, pero un sueño aterrador, aun no lo conocía del todo pero soñé con el, tenia una extraña sensación en el pecho, algo me decía que las cosas no estarían bien, o tal vez eran solo imaginaciones mías… me estire en mi cama, el sol ya se asomaba por la mi ventana, se veía que seria un bonito día, pero era raro, mi despertador aun no sonaba me voltee para poder ver que hora era y “demonios” otra vez se me había hecho tarde, como pude me bañe en menos de 3 minutos, me vestí rápidamente con mi uniforme, baje corriendo las escaleras y por poco me caigo, mi madre que se encontraba en la cocina sobresaltada volteo a mirarme…

- Otra vez tarde Bella!? Te desvelaste o que pasa contigo!? – me dijo mientras me extendía una taza de café, lo tome desesperadamente – creo que tendré que levantarme mas temprano para prepararte algo para que te lleves para comer en la escuela verdad!? – no le respondí aun seguía bebiendo el café, miro el reloj – ya es tarde y si no te vas no alcanzaras el camión querida – voltee a observarlo y de verdad que era tarde, me termine mi café y salí corriendo hacia el baño a lavarme los dientes, le di un beso a mi madre y salí de la casa con mi mochila pegándome en la espalda.

Iba corriendo por la calle cuando pude ver que no había nadie en la parada,  el camión se pasaría de largo y no se detendría, tenia que hacer algo para detenerlo, corrí lo más rápido que pude y me puse enfrente de el, tendría que detenerse sino quería que lo acusaran de homicidio imprudencial, cerré los ojos esperando un golpe pero solo se escucho que el camión se daba un enfrenon, abrí los ojos y pude ver que el conductor me miraba con unos ojos que si hubieran sido pistolas hubiera muerto en ese instante

Abrió la puerta del camión y subí, todos los pasajeros me vieron como si estuviera loca, y si, la verdad lo estaba, pero sino lo hubiera hecho hubiera llegado otra vez tarde. Mientras me recorría hacia la parte de atrás, pude verlo, sentí que el tiempo se detuvo por un momento, nuestras miradas se conectaron y lo único que pude hacer fue desviar mi mirada de la suya, me sentía tan apenada, no se que pensaría el de mi, de seguro que estaba loca por haberme parado enfrente del camión de esa forma, lo mire de reojo y pude ver que había desviado su mirada, no lo voltearía a ver de nuevo, aunque me moría de ganas por volver a ver sus encantadores ojos o su hermosa sonrisa.

Una señora se levanto de su asiento y bajo del camión, yo me senté enseguida pegando mi cabeza al vidrio del camión, veía los árboles pasar, el paisaje era hermoso, mis parpados empezaron a cerrarse y mi mente empezó a divagar…

 .................*\Ö/*...................

Escuche un pequeño golpeteo que me saco de mis sueños, abrí poco a poco mis ojos porque la luz me lastimaba, el camión arranco de nuevo y bostece, mire por la ventana y “rayos” me debí de haber bajado en la parada que paso.

- Bajaaaaann – grite mientras el chofer frenaba bruscamente de nuevo, me miro por el espejo retrovisor con ganas de darme una patada para que me bajara rápidamente del camión, abrió la puerta y baje los escalones, grite “gracias”.

Corrí al ver la hora en mi reloj, aunque no era la única, muchos alumnos corrían también por la tardanza, una cuadra antes de llegar a la escuela, pude darme cuenta que el director se encontraba en la entrada y estaba regañando a mis compañeros por llegar tarde, dos veces y seguidas no!!!, esto no me podría pasar a mi.

Retrocedí unos cuantos pasos y me tope con aquel sol, el debió ser quien toco la ventana para que yo me despertase, porque siempre tenia que verme dormir?¡ me sonroje un poco, pero antes de que pensara en otra cosa, a mi mente se vino el porque había retrocedido. No quería que me volvieran a regañar.

- Ven, sígueme – le dije en un susurro, el solo sonrió y me siguió sin pedir explicaciones, caminaba como una tortuga y si no se daba prisa nos descubrirían, traía sus manos en los bolsillos de su abrigo, lo jale para que se diera prisa.

Llegamos a una de las paredes que bardeaban la escuela, por lo que había escuchado de mis compañeros, era muy fácil brincarse por ahí, pero, que hacia yo aquí!? Ni yo me reconocía haciendo esto.

- Ven ahora tenemos que brincar esta pared, mis compañeros me han dicho que es la mejor forma de entrar cuando ya se te ha hecho tarde – el me miro por un instante y luego sonrió, mi corazón de nuevo se detuvo por un momento, movió su cabeza como en señal de desaprobación – anda! Que se nos hará mas tarde, voy yo primero y después te ayudo a ti si!? – puse los ojos de gatito triste que mi amiga Alice me había enseñado,  la pared no era muy alta, pero yo no podía subirla sola, el se puso sobre sus rodillas para dejarme subir en su espalda, deje mis cosas en el suelo y me quite los zapatos para poder subirme en el – no vayas a voltear de acuerdo? – solo escuche una risita, di un salto y pude sentarme en el borde de la pared.

- Bien ahora dame mis cosas y te ayudo a subir – le dije mientras el se agachaba por mi mochila y mis zapatos, los cuales coloco en la pared, extendí mi mano para poder ayudarlo a subir, el aventó su mochila al otro lado de la pared y con un solo salto ya estaba arriba, sentado a mi lado, me dedico una media sonrisa y aterrizo del otro lado, lo mire sorprendida, tenia una gran agilidad, otra de sus tantas cualidades.

- Te vas a quedar ahí para siempre?¡  o te vas a bajar?¡- me preguntaba, extendió sus brazos para ayudarme a bajar, me había quedado como tonta viéndolo.

- No gracias, yo puedo sola – hay que haces Isabella? esta muy alto para tu torpeza y  no podrás bajar sola…pude ver que negaba nuevamente con la cabeza y se agachaba para tomar sus cosas del piso, se dio la media vuelta dispuesto a irse.

- Jakeee!!! – nunca lo había llamado de esa forma, pero me gustaba como sonaba – ven! Me ayudas a bajar? Por favor!? – el solo sonrió y se acerco a mi, ahora me encontraba en otro dilema, como podría ponerme mis zapatos si me encontraba ahí arriba, busque la forma de hacerlo pero no la encontraba, entonces el tomo mis zapatos y uno por uno me los fue poniendo con mucho cuidado, por un momento me sentí cenicienta. Cuando termino de ponerlos, estiro nuevamente sus brazos, yo vacile por un instante, y no es que no quisiera estar entre sus brazos, sino por el efecto que el causaba en mi.

Por un instante quedamos frente a frente, el me sostenía con sus grandes brazos. Era un lugar muy cómodo debía de admitir, me sonroje y me aleje de el, el sonrió. – Vamos ya es tarde – y comenzamos a caminar hacia el salón.

...................................................................

Las primeras clases pasaron sin ningún contratiempo, pero antes de que fuera la hora del almuerzo llego el director James a darnos un aviso.

- Jóvenes, este mes ustedes son responsables de la estación de radio de la escuela, y que mejor para empezar su castigo señorita Swan y señor Black que transmitiendo un mensaje positivo a sus demás compañeros?¡ - todos mis compañeros estaban realmente emocionados, y yo también, tenia que admitirlo.

Cuando tocaron el timbre me despedí de Edward, el puso su cara un poco triste pero después asintió, me fui a la pequeña estación que la escuela tenia, no tenia el equipo mas sofisticado del mundo pero funcionaba y lo mejor de todo era que usábamos discos de acetato, me encantaban, yo ya tenia familiaridad con el equipo ya que en mas de una ocasión me había tocado estar a cargo de el, pero no sabia si Jake lo tendría. La cabina estaba separada en dos partes, una donde se encontraban todos los controles y la otra parte era para los locutores, que estaba totalmente aislada para no permitir el paso de algún sonido externo.

El programa tenia que empezar en 5 minutos, y Jake que no llegaba, en donde se habría metido!? Se habría perdido!? No, que yo recuerde le enseñe donde estaba la cabina cuando fuimos a recorrer la escuela… En fin, tenia que escoger la canción con la cual iniciaría pero cual!?. De entre toda la colección disponible, no había mucho de donde escoger, el director solo había conseguido pura música disco, así que decidí poner a los Bee Gees con “Staying alive”.

Entre al aire  la música empezó y como es una canción muy pegajosa empecé a cantar, y a bailar al ritmo de la música, y que mas daba ahí no había nadie que pudiera escucharme, solo estaba yo.

(Aquí esta el link de la canción que puso Bella en la cabina de radiohttp://www.youtube.com/watch?v=SKdVq_vNAAI&feature=related )



Mientras cantaba el coro “Whether you’re a brother or whether you’re a mother,  you’re stayin’ alive, stayin’ alive.  Feel the city breakin’ and everybody shakin’,  and we’re stayin’ alive, stayin’ alive.  Ah, ha, ha, ha, stayin’ alive, stayin’ alive.  Ah, ha, ha, ha, stayin’ alive.”.  Pude notar que alguien me miraba desde la puerta, me quede fría cuando lo vi, ahí estaba Jake, con una gran sonrisa en sus labios, me caí de la impresión. Rápidamente me senté de nuevo en mi silla intentando disimular que no lo había visto.

Entro a la cabina y se sentó por los controles,  yo disimule que estaba haciendo otras cosas para no pensar en la penosa situación en la que me había encontrado, nuevamente volvía a sonrojarme.

Aun seguía con una sonrisa en su rostro, cuando vi que le puso atención a algo…pero ese algo era mi cuaderno de dibujos, me gustaba dibujar y el los estaba viendo, no se porque los había traído conmigo, intente gritarle pero el esfuerzo fue en vano, cuando la música de repente se silencio y grite muy alto, supongo que se escucho por toda la escuela.

Salí muy enojada de la cabina y le arrebate mi cuaderno a Jacob, cuando salía me encontré a Edward y Seth en el pasillo, se veían muy agitados.

-Estas bien Bella!? Que sucedió? – me preguntaba Edward, tomándome por mi brazo.

- Suéltame, quiero estar sola – me jale de su brazo y salí del edificio. Llegue al salón y todos me miraron como bicho raro, mi amiga Alice se acerco para ver como estaba.

- Bella te encuentras bien!? Que fue lo que sucedió en la cabina!? – me pregunto con ojos suplicantes, me cubrí la cara con mis manos, su táctica no iba a funcionar esta vez.

- No paso nada Alice, no te preocupes estoy bien – y era verdad estaba bien, solo que, no se porque a veces reaccionaba de una manera tan tonta e infantil.

..............*\Ö/*................

La hora del almuerzo termino y todos mis compañeros entraron al salón, el también entro, no se veía molesto y eso era lo que me reconfortaba, nos tocaba la clase de música, la cual la llevábamos desde el primer año, cada quien tocaba el instrumento de su preferencia, yo por no ser muy hábil con las manos escogí la flauta, la maestra nos había dejado estudiar unas partituras en todas las vacaciones y hoy teníamos examen de lo que nos había dejado, no sabia si Jacob llevaba esa clase en su anterior escuela.

Edward fue el primero en pasar, su instrumento preferido era el piano, como siempre toco excelente, una pieza que reconocí enseguida, “Lord… Hold My Hand” de Yiruma… El sabia cuanto me gustaba esa pieza, y mucho mas cuanto me gustaba ese compositor,  cada que tenia oportunidad el tocaba alguna de sus canciones para mí, me deleitaba con su música, no me cansaría de escucharlo, tocaba con tanto sentimiento. La maestra lo elogio por su talento, el siempre era tan bueno en lo que hacia.

(Aquí les dejo el link de la canción que toco Edward en su examenhttp://www.youtube.com/watch?v=MwyH_N1YVNo )

Uno por uno fueron pasando mis compañeros, algunos la verdad eran muy buenos, otros, pues creo que deben practicar mucho mas.  Cuando Mike había terminado seguía mi turno, estaba muy nerviosa, voltee a mirar a Edward el me animo a tocar, no era muy buena pero lo hice, la maestra me dijo que podía mejorar un poco mas saque 8, me fui a sentar a mi lugar.

- Muy bien Bella – me decía Edward – tocaste fenomenal – me decía con una sonrisa en su rostro - me darías un autógrafo?¡ Antes de que seas una mujer famosa y ya no te acuerdes de mi – me decía esto con un puchero en su rostro.

- Muy gracioso Edward Cullen – le enseñe mi lengua – si el que toco magnifico fuiste tu – el iba a empezar a hablar pero lo interrumpí – y no me digas que no tienes un gran talento – el se sonrojo al escuchar mis palabras.

- Jacob Black!? – Escuche que gritaba la maestra – tu turno, por favor pasa al frente – mi atención ahora estaba enfrente, el se levanto de su silla y se paro a un lado de la maestra.

- Donde esta tu instrumento?¡ - preguntaba mientras hacia anotaciones en su cuaderno, volteo a mirarlo y el no contestaba, pero que le pasaba, tenia que intervenir.

- Profesora!? Jacob es un alumno nuevo, lo acaban de mandar de intercambio – el volteo rápidamente a verme y después volvió a agachar su cabeza.

- Ahora veo, y porque no dijiste nada jovencito!? Pasa a tu lugar, tienes que elegir un instrumento, el que tu desees, y dentro de unos cuantos días  te haré el examen a ti esta entendido?¡ - el solo asintió con su cabeza. La clase termino, algunos se encontraban tristes y algunos felices con sus calificaciones, a decir la verdad yo estaba satisfecha, no había sido muy buena tocando, sin duda me merecía ese 8.

Pasamos a la siguiente clase, “Gimnasia” simplemente la odiaba, nunca había sido muy buena en los deportes, mi coordinación no ayudaba. Afortunadamente el profesor había dicho que solo quería trabajar con los chicos, así es que junto con mis compañeras nos sentamos en las gradas para verlos jugar.

Se dividieron en dos equipos para jugar futbol, Jacob estaba en el equipo de Edward, el siempre había sido muy bueno, en fin el es bueno en todo lo que hace. El juego comenzó, se tocaban unos a otros el balón, era emocionante verlos jugar, me gustaba el futbol, pero debido a mi torpeza no jugaba mucho. Jacob corría por la pelota, algunas veces se la arrebataba a Edward aunque fueran del mismo equipo, me desconcertaba su actitud hacia Edward, un balón vino hacia nosotros y Alice tomo el balón para regresarlo, Jake venia corriendo hacia nosotras por el balón pero Jessica violentamente se lo arrebato de los brazos a Alice, Jacob lo tomo sin prestarle mucha atención.

- No es guapísimo?¡ - preguntaba mientras se alejaba y volvía a jugar – es todo lo que una mujer pudiera desear, es guapo, tiene buen cuerpo, y es un excelente estudiante, el será para mi, me escucharon todas!? Jacob Black es para mi, no saben cuanto me fascina – no sabia que le pasaba, como se atrevía a hablar de el como si fuera un objeto, el no estaba interesado en ella o si?¡ en mi mente se empezaron a formular varias preguntas pero un problema me saco de mis pensamientos; Edward y Jake estaban discutiendo, este salio del gimnasio dejando a Edward en medio de la cancha.

Cuando el ya había salido del gimnasio las chicas estaban comentando sobre los chicos guapos y sus ideas tontas para atraparlos, decidí salir a ver que le pasaba a Jacob, me desconcertaba su actitud, Edward me miro y solo le di un saludo.

Caminaba por los pasillos buscándolo hasta que por fin lo encontré en uno de los bebederos.

- Me podrías decir que es lo que te pasa con Edward!? – le decía esto mientras el bebía agua – me parece que el no te agrada, el es mi mejor amigo y te aseguro que es una buena persona, no entiendo que traes contra el.

- El y tu son novios!? – me pregunto mirándome a los ojos.

- QUE?¡ - fue lo único que pude responder, Edward era solo mi amigo, mi mejor amigo y nada mas, al ver que no le respondía el se fue corriendo, yo solo me quede observándolo. Regrese al gimnasio, ya había terminado la clase, me fui a los vestidores a cambiarme, Edward aun no salía así que lo espere como de costumbre.

Cuando lo vi se veía enojado, con su seño fruncido, pero cuando volteo a mirarme en su cara se puso una gran sonrisa, me daba alegría el verlo feliz, el se lo merecía. Caminamos hasta la salida de la escuela, hablando de cualquier cosa en el trayecto, cuando me hizo una pregunta que me pareció un poco absurda.

- Bella… Tu crees que soy … - no termino su frase – no tiene caso, mejor olvídalo.

- Anda dímelo, sabes que puedes confiar en mi cierto?¡ - el solo sonrío y prosiguió con su pregunta.

- Tu crees que yo sea un santurrón?¡ - me comencé a reír, mientras el se sonrojaba- vamos no te burles estoy hablando enserio¡? Responde mi pregunta.

- Claro que lo eres Edward!! – seguí riéndome – pero es porque siempre haces las cosas bien, correctamente, eres un hijo modelo,  a veces pienso que seria bueno alocarnos, quiero decir a veces me gustaría saltarme todas las reglas, siempre he seguido todas las reglas y algún día quisiera romperlas – se lo dije con una gran sonrisa en el rostro y es que era verdad.

- Jaja eso seria muy digno de ver, ver a Isabella Swan rompiendo las reglas – reí junto con el, si supiera la locura que hice en la mañana con Jake, reí un poco mas, dentro de lo que cabe había sido un buen día.



Relato Narrado por Jacob



Mi madre cumplió su palabra y como me dijo se fue en la mañana, no me despedí de ella pero como de costumbre me había dejado una nota:

“Lamento esta situación entre nosotros hijo, no sabes de verdad cuanto me apena, pero es que te quiero tanto y no quisiera perderte, se que algún día entenderás el porque hago así las cosas, cuídate y no olvides que te amo”

De verdad que me lastimaba esta situación con ella, ella siempre me ha dado lo mejor, ella siempre trabaja para nosotros, pero ya estaba aquí y no había marcha atrás.

Emmet había salido a correr muy temprano por lo que me dijo la nueva señora del aseo, se veía que era una mujer muy amable, me dio un plato de cereal para comer, cuando termine subí por mi mochila y a lavarme los dientes, baje y me encontré a Emmet.

- Buenos días hermano – me decía mientras me daba un fuerte abrazo – tu madre se fue, en la madrugada, la vi antes de que me fuera a correr, ella de verdad esta preocupada por ti Jake, pero sabes que te apoyo en la decisión que tomaste, ah! Por cierto, nos dejo este coche para que pudiéramos transportarnos, pero como yo no pienso salir el día de hoy a ninguna parte creo que deberías llevártelo tú a la escuela – me aventó las llaves del coche.

- No es necesario Emm, tomare el camión, además es mucho mas divertido – le devolví las llaves y sonreí al recordar lo que me había sucedido ayer, al recordarla a ella.

- Como quieras hermano, solo ten mucho cuidado quieres!? – solo asentí, nuevamente le di un abrazo y salí de la casa, hoy si me había despertado con tiempo de sobra, así es que camine un poco mas aya de la parada, de verdad que era un hermoso día, aunque frío, pero el aroma a tierra mojada de verdad que me fascinaba. Tome el camión en la parada anterior en la que había visto a aquel hermoso ángel. Cuando el camión se acerco a la parada del día de ayer, se dio un enfrenon muy duro, algún loco se debió de haber atravesado en el camino, voltee para observar quien se había subido al camión y  la volví a ver, ahí estaba nuevamente ese hermoso ángel, mi Bella, nuestras miradas se conectaron por un instante, ella se volteo y yo también desvié la mirada, a lo mejor yo le incomodaba mas de lo que pensaba, “Bravo Jacob!!, eres un tonto”.

El camión siguió su camino, yo miraba al frente para verla, pero ella se encontraba con la cara pegada a la ventana. A lo lejos pude ver que se acercaba la parada donde debía bajarme, gracias a Bella ayer lo recordaba muy bien. Me pare para tocar el timbre del camión y bajar. Ella no se levantaba, baje del camión y vi que se encontraba dormida, sonreí al verla así, se veía tan hermosa, ya habían bajado los otros estudiantes y solo le toque la ventana con mis dedos para que se despertara.

El camión arranco, me di la media vuelta y continué mi camino hacia la escuela, pero se escucho un enfrenon del camión en el que venia, solo sonreí, supuse que Bella habría gritado nuevamente para poder bajarse del camión. Paso corriendo a mi lado, no se había dado cuenta que estaba ahí.

Venia escuchando música en mí reproductor cuando me estrelle con ella, ella volteo a mirarme un poco sonrojada:

- Ven sígueme – me dijo en un susurro, voltee a los lados para ver si había alguien a nuestro alrededor, pero no había nadie y no entendí por que hablo tan bajito, camine lentamente, pensando que tramaba en su pequeña cabecita, me tomo del brazo, sentí calidas sus manos, BASTA JACOB! Deja de tener esos pensamientos. Llegamos a una de las bardas de la escuela, que era lo que se proponía!?

- Ven ahora tenemos que brincar esta pared, mis compañeros me han dicho que es la mejor forma de entrar cuando ya se te ha hecho tarde – decía esto sonrojándose, no podía creer lo que mis oídos escuchaban, habían dicho que Bella era una chava responsable, y muy respetuosa de las cosas, la “alumna modelo”, sonreí que bueno que conocía esta etapa loca de su vida, mi mente empezó a imaginar de que otras cosas seria capaz, negué con la cabeza para sacar esos pensamientos de mi cabeza - anda! Que se nos hará mas tarde, voy yo primero y después te ayudo a ti si!? – Puso unos ojos de gatito apachurrado a los que no me pude resistir, deje mis cosas en el suelo y me puse de rodillas para que ella pudiera subirse en mi espalda - no vayas a voltear de acuerdo? – reí ante su tonto comentario, como iba a voltear si ni siquiera podía moverme, dio un pequeño salto y se sentó en la pared.

- Bien ahora dame mis cosas y te ayudo a subir – me dijo mientras yo le pasaba sus cosas, extendió su pequeña y frágil mano para ayudarme a subir, se veía tan frágil, solo avente mi mochila hacia el otro lado y de un solo brinco me pude sentar a su lado, sonreí al ver su expresión de asombro y aterrice del otro lado de la barda, ella aun me miraba.

- Te vas a quedar ahí para siempre?¡  o te vas a bajar?¡- le pregunte, extendí mis brazos para poder bajarla, pero ella no decía nada, solo se me quedaba mirando.

- No gracias, yo puedo sola –  me decía muy segura de si misma, sabia que no podría, pero era mas orgullosa que nada, me agache por mis cosas, y me di la media vuelta para irme.

- Jakeee!!! – me dijo, sonreí al escuchar decirme así, me di la media vuelta para verla - ven! Me ayudas a bajar? Por favor!? – me acerque a ella, intentaba ponerse sus zapatos pero, o se los ponía y se caía o me dejaba ayudarla, tome sus zapatos y con mucho cuidado de los puse, ella se  sonrojo un poco, cuando termine estire nuevamente mis brazos para poder agarrarla, ella lo pensó un poco y después me tomo por los hombros y yo por los brazos y la baje, nuestros cuerpos quedaron pegados por unos instantes, pero ella se separo de mi lado, no hubiera querido soltarla jamás.

-Vamos ya es tarde – le sonreí y comenzamos a caminar hacia el salón.

.....................*\Ö/*........................

No cabía duda de que el tiempo se pasaba volando ya pronto nos tocaría la hora del almuerzo cuando se acerco el director James a darnos un aviso.

- Jóvenes, este mes ustedes son responsables de la estación de radio de la escuela, y que mejor para empezar su castigo señorita Swan y señor Black que transmitiendo un mensaje positivo a sus demás compañeros?¡ - parece que el destino se empeñaba en que pasara mas tiempo con Bella, todos estaban muy emocionados, sonó el timbre y ella salio casi corriendo del salón, recordaba muy bien en donde quedaba la cabina de radio, pero antes quería ir a la cafetería a comprar algo, no había mucha gente esperando y pude comparar un jugo, cuando regresaba me encontré de nuevo al director, y pude escuchar que el programa ya había empezado.

- Jacob, ayer ni tiempo me diste de preguntarte ¿Para que querías a Carlisle¡? O si lo encontraste!? – me miraba como queriéndome leer la mente. – se me olvido decirte que su hijo Edward estudia en esta escuela.

- No era para nada importante director, era solo que quería conocer a las personas que mi mama había conocido aquí durante su estadía. – No quería decirle nada de mis sospechas, aunque por lo que sabia, el había estudiado en esta misma escuela también. Y si ahora recordaba que Edward había ido por su padre a la universidad y si Carlisle era mi padre me hubiera querido como a Edward? Porque nos abandono? Jake espera! Aun no sabes si es tu padre.

- Pero ande, que Isabella ya empezó el programa y usted debería de estar ahí apoyándola y cumpliendo con su castigo – solo asentí y salí corriendo hacia aya.

Abrí la puerta de la cabina y ahí estaba bailando y cantando la canción de los Bee Gees “Staying alive”, se movía al compás de la música, se veía hermosa, no escuchaba su voz, porque estaba en la cabina aislada, pero se veía que cantaba con pasión. Sonreía al verla cantar, pero ella de repente me vio, y se cayó, quería ir a ayudarla, pero ella se levanto rápidamente y se sonrojo. Yo reí un poco mas al ver esta reacción en ella, entre en la cabina y me senté enfrente de los controles, ella se hizo la disimulada, era tan infantil, pero se veía tan hermosa haciendo esos pucheros.

Sobre los controles se encontraba un cuaderno, me dio curiosidad y lo abrí, había realmente buenas pinturas, la mayoría eran de una niña pequeña, voltee a ver a Bella y ella me miraba curiosa, intentando ver que traía en las manos, me cubrí la cara con el y luego lo baje para ver su reacción, ella empezó a decirme de cosas que yo no entendía, pero pude ver que estaba enojada, por accidente moví un botón y se paro la música, al mismo tiempo que ella gritaba que le devolviera su cuaderno, supuse que todos en la escuela pudieron escucharla.

Salio muy enojada de la cabina, me arrebato el cuaderno y azoto la puerta, estaba recogiendo mis cosas cuando entro en la cabina Edward con Seth!?

- No se que le … - se quedo cayado de repente Edward cuando me vio – que le hiciste a Bella?¡ - me preguntaba un poco exaltado.

- No es de tu incumbencia – le dije abriéndome paso entre el y Seth, Seth se me hacia una muy buena persona, solo que no lo había tratado lo suficiente, y no creo que lo hiciera si se juntaba con Edward.

El receso termino y regrese al salón, me encontraba muy feliz al haber visto a mi Bella bailando y cantando de esa forma, tal vez mi actitud la molesto con respecto a su cuaderno, pero de verdad que era muy buena dibujando, quería observar su trabajo mas a detalle.  Recordaba cada momento en el que la vi bailar cuando la maestra me saco de mis pensamientos.

- Isabella Swan, veamos si mejoro algo en estas vacaciones – ella temerosa se coloco a un lado de la profesora, traía una flauta en las manos, miro por un instante al frente y comenzó a tocar, aparte de gran bailarina tocaba, que mas cualidades podía tener esta mujer?, la maestra le puso un 8 y le dijo que podía mejorar su trabajo, no estaba muy de acuerdo con ella

- Jacob Black!? – Escuche no me había puesto a pensar que me tocaría alguna vez a mi, no es que no fuera bueno sino que me tomo por sorpresa – tu turno, por favor pasa al frente – me levante y pase al frente, mi madre desde pequeño me metió a muchos cursos y tocaba desde el piano, la guitarra, el violín, pero cual tocaría?¡

- Donde esta tu instrumento?¡ - me preguntaba, no había traído nada, no pensé que tenia que traer algo, que hago!? Piensa Jacob! Piensa!

- Profesora!? Jacob es un alumno nuevo, lo acaban de mandar de intercambio – mi ángel me defendió, le di una pequeña mirada para agradecerle lo que había hecho por mi, yo creo que era la mejor opción que tenia.

- Ahora veo, y porque no dijiste nada jovencito!?, pasa a tu lugar, tienes que elegir un instrumento, el que tu desees, y dentro de unos cuantos días  te haré el examen a ti esta entendido?¡ - asentí con la cabeza, tenia que elegir bien mi instrumento, a estas alturas tenia tantas ganas de escribir una canción, me sentía realmente inspirado.

Se termino la clase de música, y ahora todos nos dirigíamos al gimnasio, las chicas ahora no jugarían y que bueno, no quería que le pasara nada a Bella, el poco equilibrio que tenia jugaba en su contra.

Nos tocaba jugar futbol,  y me habían asignado al mismo equipo que Edward, debo admitir que el jugaba muy bien, pero porque el podía tener todo y yo nada!? Porque el si tenia un padre con quien confiar?¡, varias veces logre quitarle el balón, hasta que detuvo el partido y se acerco para hablar conmigo.

- Me puedes decir que es lo que pasa contigo!? Es un juego en equipo, no eres tu solo!! – me decía mirándome a los ojos.

- Que importa, vamos ganando – le dije retándolo – que acaso no te parece correcto!? – sabia que el no tenia la culpa de lo que en dado caso de ser verdad su padre habría hecho, se iba a dar media vuelta – pobre santurrón – se volteo y me agarro de la playera – anda, vamos! golpéame!. – solo se me quedo observando – que? Tampoco es correcto pelear?¡ - me quite sus manos de encima y salí del gimnasio, tenia que controlarme, yo no era ese tipo de personas, pero el si tenia una vida perfecta.

Cuando estaba tomando agua aquel bello ángel se acerco a mí, me estaba siguiendo?

- Me podrías decir que es lo que te pasa con Edward!? – no quería desquitar mi coraje contra ella, ella no tenia la culpa de nada – me parece que el no te agrada, el es mi mejor amigo y te aseguro que es una buena persona, no entiendo que traes contra el – porque lo defendía con tanta pasión?¡

- El y tu son novios!? – esa duda me carcomía desde que los he visto juntos, no me la quería imaginar entre sus brazos, aparte de que tiene una vida perfecta también la tenia que tener a ella¡?, pero que rayos, me estoy comportando como un egoísta, ella tiene derecho a ser feliz con quien ella quiera, además no tengo derecho a reclamar algo que no ha sido mío y que jamás lo será.

- QUE?¡ - fue lo único que me pudo responder, a lo mejor ya todos lo sabían y yo era el único que no sabia la respuesta, tenia que irme antes de escuchar lo que salía de esos labios, corrí hacia el gimnasio nuevamente ahí había dejado mis cosas, me di una ducha, necesitaba tranquilizarme, no sabia que me había pasado, Edward no tenia la culpa de nada, salí y ya no encontré a ninguno de mis compañeros, camine lentamente a la salida y ahí pude verlos, estaban charlando como siempre ella se veía hermosa, pero una persona me detuvo.

- No te parecen una linda pareja?¡ - me preguntaba Jessica, una chica un tanto molesta debía admitir, no le respondí – ellos me dan mucha risa, dicen que son amigos desde pequeños – decía mientras mirábamos a Edward y a Bella jugando – algo tonto su pretexto, no se que se ganan con ocultarlo.

- Por que lo dices!? – quise saber, supuse que ella era amiga de ambos y hablaba mal a sus espaldas, de verdad que esta chica no era de confiar.

- Todos son iguales a ellos, son novios y no quieren admitirlo en cambio yo prefiero la sinceridad, hablar claro y luchar por lo que quiero – que bien por ella, pensé.

- Oye – me decía mientras se detenía – yo te gusto verdad!? – vaya, esta chica si que tenia su autoestima muy alta.

- Como dijiste!? – a lo mejor escuche mal lo que me acababa de decir

- Conozco a los chicos como tu, ellos jamás se atreven a dar el primer paso, así es que, tienes mi permiso – solo reí ante su comentario.


- Que imaginación tienes, yo creo que si te lo propones puedes inventar una historia mejor a esta- la deje ahí parada, de verdad que me molestaba su actitud, era una mujer muy hermosa debía admitirlo, pero una de las cosas que de verdad me molestaban era que se creyese mas que las otras chicas, además en mi vida había aparecido un enorme sol, y no había estrella que pudiera opacarla…

No hay comentarios:

Publicar un comentario